//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Un clásico que ofrece muchos beneficios: la ciruela

Mucha gente al pensar en la ciruela tiene sentimientos nostálgicos. ¿Recuerdas aquella tarta que preparaba la abuela? ¡Y qué compotas hacía!

Pensándolo bien, lo que nos ofrecían en aquellas exquisitas recetas no sólo era una delicia, sino también un manjar que tenía excelentes beneficios.

Uno de ellos es muy demandado hoy en día: los metabolitos secundarios de las plantas.

Las antocianinas, por ejemplo, son las que le dan el color a la fruta, pero además le son atribuidas muchas propiedades que tienen que ver con el refuerzo del sistema inmunológico, el descenso de la presión arterial y la reducción del colesterol.

Como si fuera poco, las ciruelas contienen muchas vitaminas y minerales como potasio, fosfatos y calcio, además de vitaminas B, relevantes para el metabolismo y el sistema nervioso.

Dpa

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js