Sencillas mascarillas caseras

Los problemas del día a día, los hijos, la pareja, el trabajo… a veces nos pasan factura, y eso, se nota en nuestro rostro. Ojeras, bolsas, una fea expresión, cansancio… son algunos de los signos que se nos pueden presentar a lo largo de la jornada. Lucir una cara bonita implica una higiene y cuidados diarios, que no todos llevan a la práctica por pereza o falta de tiempo. Del mismo modo, son muchas las mujeres que achacan el tener una cara limpia de impurezas y llena de luminosidad a carísimos serums o cremas que nos entran, la mayoría, por los anuncios de televisión y presa.

Pues no es así. ¿Qué mejor que lo natural? Utilizar mascarillas caseras puede ser una buena opción para combatir esos síntomas que se reflejan en nuestra cara y que no nos dejan ser nosotras mismas del todo. Con ingredientes presentes en tu propia casa, podrás elaborar efectivas recetas que devuelvan a tu cutis esa belleza y luminosidad que necesitas para verte radiante en tan solo unos minutos. Además, se convierte en una alternativa eficaz para nuestro bolsillo sin necesidad de dejarnos medio sueldo en cremas. Aquí te propones dos de las mejores mascarillas naturales.

Mascarilla de miel y almendras.

Una de las mejores mascarillas con efecto exfoliante. Permite la eliminación de células muertas y secreciones de la piel y es fácilísima de preparar. Tan solo, necesitas una cucharada sopera de miel, dos almendras y zumo de limón. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo actuar durante 15 minutos. Enjuágate con agua tibia. Te sentirás rejuvenecida en el momento.

mascarillas caseras miel y almendras

Mascarilla de tomate

Ideal para combatir los puntos negros y los granitos. Fuente inagotable de antioxidantes, el tomate, es, sin duda, unos de los alimentos más beneficiosos que existen. Coge un tomate y quítale la piel, tritúralo y aplícatelo en la zona T de tu cara (frente, nariz y barbilla), déjalo quince minutos y a continuación quítatelo con agua templada. Si quieres aumentar sus efectos, añádele un poco de azúcar. Quítatela con la yema de los dedos realizando círculos.¡Realmente efectivo contra los puntos negros!

Mujer21

mascarillas caseras tomate