El flequillo y su cuidado

¿Me lo corto, no me lo corto? Si por fin te has decidido a darte el tijeretazo en el flequillo, toma nota de estos consejos que te damos hoy en Mujer21.

Antes de decidirte por un corte, haz pruebas, hay peluquerías y centros de belleza que tienen postizos, ve probando hasta que encuentres un tipo de corte que encaje contigo. Has de tener en cuenta el tamaño de tu frente, tu pelo, la forma de tu cara. Si tienes una frente pequeña es mejor que optes por otro tipo de cortes. El flequillo sirve para desviar la atención y suavizar las angulosidades de tu rostro, perfecto si tienes una gran nariz o arrugas en la frente, por ejemplo. Por otro lado si tu cara es alargada es ideal para ti, conseguirás un efecto visual diferente, redondeando tus facciones.

Set of different woman's faces. Vector

¿Qué es lo que debes hacer para mantener tu flequillo perfecto?

Para empezar, una vez elegido el corte y si estás feliz con el resultado, debes mantenerlo. Retócalo cada dos o tres semanas, para no perder el diseño. Si por el contrario estas desencantada con el efecto, no te preocupes, otra cosa no, pero el pelo crece, mientras tanto puedes peinarlo hacia un lado, fijarlo atrás con gomina o sujetarlo con horquillas o diadema. Es una transición.

Optimized-Fotolia_69547256_Subscription_XXL

 

Mantenlo siempre limpio. No es necesario lavarse toda la melena. Un consejo, si no quieres lavarte solo el mechón, puedes utilizar champú en seco en esa zona. Te sorprenderán los resultados.

No olvides darle forma con el secador y si te gusta con volumen puedes ponerte un rulo mientras estés en casa. Para los cabellos lisos basta con el aire del secador, pero si tu pelo es fosco, tendrás que echar mano de cepillo, planchas  y/o crema de peinado.

Por último, si tienes cualquier duda confía en tu peluquero, él te puede dar otro punto de vista y pautas para su cuidado. ¡Disfruta de tu nuevo look!

Mujer21