Depilación con cera según tu piel

La depilación con cera es uno de los métodos preferidos debido a su bajo coste, si lo comparamos con tratamientos como el láser, y a su eficacia, ya que tardan más en crecer el vello que con cuchilla. Hay diferentes variaciones en función de la piel que tengas y cómo sea de resistente el pelo con el fin de que escojas el que más se adapta a tus necesidades.

Cera caliente

Es el más utilizado en los centros de belleza y se caracteriza por calentar este producto en un recipiente hasta que coja la textura deseada. Posteriormente se aplica sobre la superficie en cuestión y, al secarse, se arranca de un tirón. Está recomendado para todo tipo de pieles, excepto las sensibles y las personas que sufren problemas cardiovasculares.

Depilación con cera

Cera tibia

Es perfecta para quitar los vellos más rebeldes y al no irritar la piel, es óptimo para aquellas personas con mayor sensibilidad en la epidermis. Se aplica mediante roll-on o espátula y se retira con bandas especiales en dirección contraria al crecimiento del vello. Además, suele ser uno de los más comprados para hacer la depilación en casa ya que es más limpio que el anterior.

Depilación con cera

Cera fría

Está pensada principalmente para zonas más pequeñas como el labio superior o las cejas y está indicado para pieles resistentes. Se calienta frotando el producto con las manos, y cuando sentimos que ha alcanzado una temperatura ideal la colocamos donde deseamos y tiramos de la banda con un movimiento seco. Es muy interesante tener un pack de este producto en casa ya que nos puede sacar de más de un apuro.

Si vas a un centro de belleza, no te olvides nunca de informar a la esteticista sobre el tipo piel que tienes para que te haga un tratamiento adaptado a ti. En el caso de que apuestes por una depilación con cera en casa, no te olvides de mirar las etiquetas de los productos para elegir el más apropiado a tus necesidades.

Mujer 21