//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

A partir de los 40 años, los ojos se vuelven más sensibles a la luz

Muchas cosas cambian con los años, y una de ellas es la vista: a partir de los 40, los ojos se vuelven más sensibles a la luz, ya que la protección ante la luz de la retina cede. También son más sensibles los ojos de los niños y los ojos claros en general.

Por eso, en estos casos, se necesita protección adicional de los rayos UV. Esto no sólo vale para el verano: en el otoño, las pequeñas partículas de agua que se encuentran en la niebla también aumentan las radiaciones UV.

Lo mejor es usar unas buenas gafas de sol, pero hay que estar atento a qué protección brindan de los rayos UV. Las gafas deberían tener UV400, con lo que se filtran los rayos UV de hasta 400 nanometros, y ser comprados en un establecimiento que asegure su buena calidad. Con los que se compran en la calle, lamentablemente, no hay ninguna garantía.

Dpa/Mujer21

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js