Reglas claras: La convivencia de un perro con un bebé

Muchas personas creen que es demasiado arriesgado tener un perro cuando llega un bebé recién nacido a casa. Algunos amigos manifiestan preocupación, la familia lanza advertencias cada vez que viene de visita y los padres primerizos comienzan a preocuparse. ¿Cómo hacer?

El tiempo del embarazo puede ser aprovechado para pautar reglas claras: tanto a nivel social como espacial, los perros pueden adaptarse a un cambio.

Reglas_claras_La_con_46467504

El animal debe aceptar que habrá un nuevo ser en la casa que requerirá la atención de sus amos. Por ejemplo, es bueno acostumbrarlo a permanecer tendido cuando la madre va a ver por qué llora el niño.

Lo ideal es asesorarse bien y buscar consejos en las etapas previas al nacimiento.

Dpa