//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Un lujo para el hogar: una bañera en medio del ambiente

La bañera es mucho más de lo que aparenta. Es un sitio para relajarse y descargar las tensiones del día. Es el lugar ideal para olvidar las preguntas y obligaciones a las que uno se ha sometido durante las largas horas de la jornada. ¿Por qué no darle un espacio central en casa? Muchos diseñadores y arquitectos de interiores están apostando precisamente a eso: a colocar la bañera en medio de un espacio, lejos de la pared.

Desde ya, no es un lujo que pueda darse cualquiera. Es necesario contar con un ambiente que tenga una superficie de al menos dos metros por tres metros, es decir, más de lo que suelen ofrecer los cuartos de baño promedio.

Las bañeras estándar suelen tener 1,75 metros de largo y entre 75 y 80 centímetros de ancho. A eso deben sumársele al menos 60 centímetros para poder moverse cómodamente alrededor. Y cuanto más, mejor, por supuesto.

Al construir una nueva casa, incluir este tipo de deseos no es un problema, ya que las cañerías y toda la disposición del cuarto de baño pueden ser diseñados desde un primer momento previendo esa diagramación. Pero si se quiere incorporar esta reforma a una casa que ya está construida, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos.

Por ejemplo, será necesario contar con un muy buen aislamiento, de modo que, en caso de producirse una rotura, el agua no se filtre por el suelo. Una posible solución es colocar una plataforma de unos 20 centímetros debajo de la bañera y que la cañería pase por allí, contando con la impermeabilización adecuada.

Quienes pueden darse el gusto, podrán diseñar el cuarto de baño con dimensiones que les permitan colocar una mesita y hasta una silla junto a la bañera. De ese modo resultará más cómodo beber una copa de vino o leer algunas páginas de un libro sin que la pregunta de dónde colocarlo una vez leído evapore toda la relajación lograda por el baño.

Las bañeras pueden ser de las formas más diversas. Existen en innumerables diseños y colores. El modelo clásico con esmalte de estilo acero es muy demandado y suele utilizarse en particular en las concepciones más modernas. Pero también hay bañeras de acrílico, piedra, madera y hasta de hormigón, que son mucho más agradables y tentadoras de lo que parecerían ser en una primera lectura. Vale la pena recorrer los catálogos de las diversas casas especializadas antes de tomar una decisión.

Los modelos de resina mineral, como los de corian, tienen muy buen nivel. Pero lo principal es saber que cada material tiene sus ventajas y desventajas y que no existe un tipo de bañera ideal para todos. El modelo ideal dependerá de las necesidades y de los deseos de cada uno.

De hecho la cerámica clásica, con la forma tradicional y los grifos habituales nunca estarán mal. Y quien aspire a tener un espacio librado de las modas pero con muy buen nivel hará bien en optar por formas claras y colores discretos como el blanco, el crema o el gris.

Esos tonos, además de no pasar de moda, irradiarán la serenidad que se busca al terminar el día.

A la hora de solicitar un diseño, siempre es útil recurrir a las imágenes en 3D para tener una impresión de cómo podría llegar a ser el futuro cuarto de baño y cómo queda realmente la bañera cuando no se la instala junto a una pared. Como no es algo muy común, nunca está de más pedirle al diseñador o arquitecto un panorama gráfico de sus ideas.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js