//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Errores al decorar

La decoración de nuestra casa debe reflejar nuestros gustos personales, pero hay ciertas reglas que debemos respetar si no queremos cometer errores de los que nos daremos cuenta demasiado tarde, a menos que tengamos dinero y ganas de estar cambiando el mobiliario constantemente.

Es obvio que debemos elegir muebles que nos gusten estéticamente y que se adecuen a nuestro estilo y a la estancia donde los vamos a ubicar, pero no olvidemos su funcionalidad, los materiales o el acabado. Ante todo han de ser prácticos y fáciles de limpiar y mantener.

A la hora de elegir los colores, no podemos poner nuestro color favorito en todos los lados, o decorar una de las habitaciones del mismo color. Si elegimos un color llamativo nos va a condicionar el resto de muebles, además de cansarnos con el paso del tiempo.

Visión de futuro, si vamos a ser padres, las habitaciones de bebé son muy bonitas y tiernas pero son eso, de bebé, y los niños crecen ¿hasta cuándo va a tener la habitación azul pastel decorada con esponjosas nubes? Hay que facilitar la transición y no comprar muebles de elevado coste que pronto dejaran de ser prácticos (mueble con bañera y cambiador incluido).

Si recibes una herencia y en ella vienen incluidos muebles, no tienes por qué quedártelos, si no te combinan o simplemente no te gustan deshazte de ellos, para que te los vas a quedar, si únicamente ocupan espacio y “dañan” tu vista. Antes de que decidas coger un hacha y hacerlo añicos regálalos, véndelos o dónalos.

Si compras plantas, se consecuente y responsable, hay que regarlas y mimarlas, sino será dinero tirado. Búscalas que sean bonitas pero resistentes y que no necesiten excesivos cuidados. Si optas por artificiales, es preferible gastarse un poco más y que parezcan auténticas o directamente desecha esta opción.

Mantén la casa ordenada, no te líes a meter muebles, las estancias no deben estar recargadas. Evita colocarlos en zonas que dificulten el paso, no se trata de construir barreras. Tampoco mezcles demasiados estilos o dará un aspecto destartalado. No inviertas mucho en extravagancias, compra pequeños detalles que harán de tu casa un hogar único.

Intenta que cada pieza combine armónicamente con el resto y ayúdate de la iluminación para destacar las partes que más te gusten y quieras resaltar. Al final quien va a vivir ahí eres tú, lo importante es que te sientas cómoda y que se identifique contigo.

Mujer21

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js