El cuarto de baño, ¿una asignatura pendiente?

¡Qué molesto que resulta a veces limpiar el cuarto de baño! El espejo se empaña, los grifos tienen manchas de calcio por todas partes y las junturas están sucias. Son detalles, pero sería bueno tener una solución para liquidarlos sin que lleve mucho tiempo. Los especialistas tienen cuatro recomendaciones para cuatro problemas diarios que tal vez sean de utilidad:

1. Los espejos y ventanas quedan empañados cada vez que alguien se ducha. Esto no es un inconveniente para todos, pero quien prefiera evitarlo, puede comprar productos de limpieza que están especialmente diseñados para que esto no ocurra. Otra opción es calentar muy bien el cuarto de baño. Cuanto más cálido esté el ambiente, menor será la cantidad de vapor que genere el agua de la ducha. En esta variante se recomienda que la temperatura ambiente sea de unos 24 grados.

Otra opción es recurrir al secador de pelo, que será un buen aliado a la hora de disipar rápidamente el velo que cubre el espejo. Pero atención, los espejos no deben recalentarse porque pueden quebrarse. En lugar de apuntar con el secador directamente hacia un punto fijo del espejo, muévalo alternadamente por delante de la superficie a secar y mantenga cierta distancia.

2. Manchas blancas: donde cae agua quedan manchas blancas de calcio. Las paredes de vidrio o de plástico se ven particularmente afectadas. Un modo de eliminar estas manchas es reblandecerlas con producto para el lavado de ropa. Pero lo más fácil es mantener las superficies secas. Ni bien se utilizan, se secan, y de ese modo el calcio no se depositará.

Es importante no intentar eliminar las manchas con elementos agresivos porque el cromo de los grifos puede resultar dañado. Por lo general, la grifería está recubierta por una capa muy fina de cromo, por lo que no es muy resistente y es recomendable cuidarla para evitar que se agrieten y las capas subyacentes se oxiden. Por esa misma razón se recomienda evitar los productos de limpieza que contengan ácidos.

Si el calcio ya se combinó con el hierro y formó manchas de óxido, se recomienda aplicar esencia de vinagre diluida. Si el problema se presenta en una bañera de acrílico, es útil remojar un papel de cocina en ácido cítrico. Es importante que el papel no tenga ningún estampado para que no tiña el acrílico. Y eso sí: está prohibido aplicar los productos que suelen utilizarse para descalcificar los electrodomésticos de la cocina.

3. Cuando la suciedad se acumula en las pequeñas junturas, los productos de limpieza ácidos pueden ser de gran ayuda, siempre y cuando el material de las juntas sea resistente a sus componentes. En caso contrario, tome un polvo abrasivo. Lo único que debe tener en cuenta es no dejar actuar el producto más de un minuto o, si se trata de suciedad muy asentada, hasta cinco minutos. Si antes les pasa agua a las juntas, evitará que el producto se cuele en el material.

4. En algunas latitudes de este mundo se ven muchos pececillos de plata en los baños. Salen al caer el sol. Para atraparlos puede colocarse un trocito de papel con miel o una rebanada de patata en un frasco, ambos resultan muy atractivos para estos animalitos.