¿Cuándo vale la pena comprar un electrodoméstico nuevo?

Los fabricantes lanzan al mercado de forma constante nuevos electrodomésticos, pero ¿vale la pena comprar uno nuevo cuando el que tenemos en casa funciona bien? ¿y habría que invertir en los más eficientes en cuanto a consumo energético, pese a que son los más caros?

Te ofrecemos unos consejos para analizar todos estos aspectos:

Frigorífico: Por razones de medio ambiente, vale la pena cambiar uno que tenga entre diez y 15 años por uno de la clase (energéticamente más eficiente) A+++. La energía que se consume para fabricar uno nuevo se amortiza en entre 0,7 a 2,5 años gracias al ahorro en el consumo eléctrico. Eso compensa también répidamente la inversión inicial, aunque es cierto que hay que hacerla.

Una cuestión importante que se debe saber es que muchas de las funciones con las que se promocionan estos aparatos son las que más energía innecesaria consumen. Por ejemplo el sistema «no frost» o aquellos con una zona a cero grados gastan más energía que un refrigerador con esa misma clasificación pero sin esas funciones.

Te recomendamos invertir en las clases de mayor eficiencia energética. Los mejores aparatos de la actual clase A+++ consumen menos de la mitad de energía que los peores de la clase A+, que es en la actualidad la peor categoría disponible en neveras del mercado. Todo lo que está por debajo fue fabricado antes de julio de 2012.

electrodomesticos

Congelador: El cambio de un congelador antes de los diez años de uso no se amortiza hasta después de ocho a diez años por el ahorro de electricidad. El nuevo modelo debería tener como mínimo la calificación de A++, recomiendan los expertos.

Un consejo adicional: el consumo energético baja si el aparato está en un sitio de por sí fresco, como un sótano. Y a mismo volumen y misma clase, los congeladores horizontales, tipo arcón, son más eficientes, ahorran un 12 por ciento más, que los verticales, con puerta tipo frigorífico.

Lavadora: Suelen durar en promedio unos 1.840 usos, entre 9 y 15 años. Cada uno tiene que analizar si vale la pena hacer un cambio antes, tomando en cuenta el consumo y las prestaciones del aparato.

La Comunidad de Expertos para el Uso Eficiente de la Energía (HEA) nos da otro consejo: mirar también la eficiencia de centrifugado de la lavadora, que será clave para saber en cuánto tiempo se seca la ropa o cuánto habrá que gastar en la secadora. Va de la A a la G.

Secadora: Es el electrodoméstico en el que según los expertos más compensa la compra en la actualidad de un nuevo aparato con eficiencia A+++ o A++. Porque las nuevas secadoras tienen una bomba de calor que consigue calor a partir de la humedad del aire y que reutiliza para calentar. Eso ahorra hasta un 50% de electricidad. Una secadora tradicional por condensación tiene en la actualidad una calificación máxima de B.

Lavavajillas: Normalmente duran unos 12 años con unos 280 lavados al año. Para la compra de uno nuevo es importante saber que a la venta hay modelos desde A+++ a D, pero en la etiqueta también se informa sobre la eficiencia de secado y las clases van de la A a la G.

Mujer21