A las plantas tropicales no les gusta el sol

En los trópicos es caluroso y húmedo. La humedad del aire es muy elevada, por eso algunas plantas como el gomero, la dieffenbachia, las calas y los helechos, que proceden de zonas tropicales, deben estar en ambientes que superen los 18 grados.

En la naturaleza, estas plantas suelen estar protegidas por otros árboles y no se ven expuestas al sol. Si uno las tiene en otros contextos, no es bueno que les den los rayos directos.

Evite colocarlas cerca de una ventana donde entra el sol y mantenga la tierra siempre húmeda. También les hará un gran favor arrojándoles de vez en cuando agua con un vaporizador.