//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Sencilla y sofisticada a la vez: ensalada de hongos tibios

Los hongos pueden quedar de maravilla en muchos platos y las variaciones son múltiples. El rebozuelo, por ejemplo, además de ser delicioso es bajo en calorías y ofrece muchos nutrientes fundamentales. Combinándolos con trozos de carne, pueden convertirse en una ensalada tibia de alto nivel. Y para poder cortar la carne en tiritas finitas existe un truco: congelarla.

Ingredientes para 4 personas:

400 gr. de filete; 30 gr. de avellanas; 200 gr. de mezcla de hongos (pueden ser rebozuelos, gírgolas, champiñones o shiitakes), 4 puerros, un poco de romero, 50 gr. de panceta, sal, pimienta, una pizca de azúcar, 3 cucharadas de vinagre balsámico, aceite, perejil.

Preparación:

Envuelva el filete en un folio y congélelo unos 30 minutos. Dore las avellanas en la sartén sin aceite, píquelas y déjelas a un lado. Lave los hongos y déjelos secar. Corte los más grandes en mitades o en tiras. Lave y corte en anillos el puerro. Pique el romero.

ensalada

Corte la panceta en pequeños trocitos. Colóquela en una sartén grande sin aceite y dórela hasta que quede crocante. Retírela del fuego. Ponga los hongos en la sartén vacía y tuéstelos en la grasa que dejó la panceta. Añada el romero, condimente con sal, pimienta, azúcar. Mezcle todo, añada algo de vinagre y deje la sartén sobre el fuego hasta que el líquido haya desaparecido. Baje el fuego y añada la panceta y el puerro. Esta parte está lista. Colóquela en un recipiente hondo.

Mientras tanto, corte el filete en tiritas de entre 1 y 2 milímetros. Caliente algo de aceite en la sartén y dore la carne a temperatura elevada por porciones. Retírelas, aliñe con sal y pimienta y sírvalas con la ensalada de hongos.

Las avellanas y el perejil se añaden al final, sobre el plato.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js