//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Muere Lina Morgan

La actriz Lina Morgan, ha fallecido en Madrid a los 78 años, después de una larga enfermedad que la mantuvo ingresada en un hospital durante diez meses, del que salió el año pasado.

La capilla ardiente se instalará en el Teatro de La Latina en Madrid, donde tantos éxitos tuvo y del que fue propietaria durante 31 años.

Lina Morgan nació como María de los Ángeles López Segovia un 20 de marzo de 1937 en Madrid, y fue una de las actrices españolas más conocidas y queridas del cine, teatro y la televisión.

A lo largo de su carrera destacó por interpretar en su mayoría papeles cómicos y de comedia musical. Entre sus mayores logros destacan las obras ¡Vaya par de gemelas!, Sí al amor o El último tranvía.

Nacida durante la Guerra Civil en el seno de una familia modesta, en el barrio madrileño de La Latina, donde luego cosecharía sus mayores éxitos, su padre era sastre y su madre ama de casa. Con 11 años comenzó a estudiar baile clásico y a los 13 años ya fue fichada para el mundo del espectáculo para una compañía infantil.

A los 16 años ingresa en la compañía de revista de Matías Colsada en el Teatro de la Latina, años más tarde, en 1956 Colsada le ofrece su primer papel importante en la obra Mujeres o diosas, y adopta el nombre de Lina Morgan.

De ahí pasa a ser vedette durante el resto de los 50 actuando junto a actores como Tony Leblanc o Miguel Gila. Es ya en los 60 cuando actúa en el cine en El pobre García, de Tony Leblanc, y Vampiresas 1930 de Jess Franco. La actriz realiza en 1962 su primera aparición en Televisión Española, cuando actúa en un festival benéfico, y un año después participa en los programas Gran Parada y Cita con el humor. Otras películas importantes de esa época son Objetivo, las estrellas (1963); Julieta engaña a Romeo (1965) y Las que tienen que servir (1967);

A mediados de los 60 decide unirse a Juanito Navarro y se hace muy popular con la obra Dos maridos para mí. Pero Lina Morgan no llega al éxito masivo hasta 1969 cuando rueda su primera película como protagnista, Soltera y madre en la vida y al año siguiente La tonta del bote de Juan de Orduña, que la catapultan definitivamente al gran público.

Ahí decide abandonar el teatro para dedicarse por entero al cine, y en 1974 consigue uno de sus mayores éxitos dramáticos junto a José Luis López Vázquez en la película Una pareja distinta.

Vuelve al teatro en 1975 para fundar su propia compañía, sin embargo los gustos de los españoles han cambiado, la democracia se instala en el país y se prefieren otros géneros distintos a los de Lina. Se arruina en los años posteriores y no será hasta la aparición en Directísimo, de José María Íñigo en el que vuelve a contar con el apoyo del público.

Aupada de nuevo al éxito, la actriz compra el Teatro de la Latina, que mantuvo como propietaria durante 31 años. En esos años interpretó con un éxito descomunal obras como ¡Vaya par de gemelas!, Sí al amor o El último tranvía, hasta 1991. La primera de ellas la llevó a TV, Televisión Española con un éxito de audiencia muy importante.

Ya en los 90 y con la llegada de las privadas, Lina Morgan decide probar suerte con una serie y estrena en 1994 en Antena 3, Compuesta y sin novio por la que se llevaría el TP de Oro de 1994 a la mejor actriz.

Posteriormente se pasa a Televisión Española donde estrena en 1995 Hostal Royal Manzanares de Valerio Lazarov, durante 4 temporadas, donde llega a cobrar la astronómica cifra por entonces, de 24 millones de pesetas por episodio (casi 150.000 euros).

Ese fue su último gran éxito, poco a poco fue actuando menos y en papeles más secundarios. En 2009 decide vender el Teatro de la Latina.

A o largo de su carrera ganó un premio Fotogramas de plata (1988), 3 TP de Oro (1994, 1996 y 1997), un premios ATV, un Premio Ondas, ambos en 1998 y el Premio Nacional de Teatro José Isbert (2002). Además de el de la Popularidad (1969), el Miguel Mihura a la mejor actriz (1982), la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (1984) y la Medalla al Mérito Artístico (1985).

El 18 de noviembre de 2013 ingresó, por una neumonía, en el Hospital madrileño Beata María Ana, donde pasó diez meses sin recibir visitas, salvo las de su ayudante Daniel Pontes y su chófer.

De allí fue trasladada a la residencia madrileña de Los Nogales,en la que permaneció hasta que su casa estuvo acondicionada para volver a ella y recibir allí la atención médica adecuada.

Mujer21

Foto: Sandra Besga (Flickr)

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js