Día mundial de la lucha contra el SIDA

Este día contra el SIDA se conmemora desde 1988. Se eligió esta fecha por cuestiones de impacto mediático. Desde entonces, el sida ha acabado con la vida de más de 25 millones de personas en todo el planeta, lo que la hace una de las epidemias más destructivas registradas en la Historia. Y es que se trata de una de las peores enfermedades de los siglos XX y XXI.

Pero, ¿qué es el SIDA?

El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es el estado avanzado de la enfermedad producida por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).Este virus destruye de manera progresiva el sistema inmunitario de la persona que lo padece. En concreto, afecta a las células denominadas linfocitos T4 (también llamados linfocitos T cooperantes o CD4).Una persona infectada por el VIH se denomina seropositiva (VIH positiva) cuando el virus se encuentra en su organismo pero no presenta síntomas manifiestos; y desarrolla un cuadro de sida cuando el recuento de linfocitos T4 es menos de 200 células por ml³ de sangre (el recuento normal de una persona sana varía entre 500–1500 células por ml³) y presenta manifestaciones clínicas de la enfermedad. Esto provoca que el organismo se quede desprotegido frente a las infecciones oportunistas, que son aquellas infecciones que no se producirían en un individuo sano, debido a que su sistema inmunitario es capaz de luchar contra los organismos que las originan, mientras que el que padece la enfermedad, no. También, puede provocar la aparición de cáncer.

Contra el SIDA

En este día, son diversas las asociaciones, prensa y televisiones que apoyan la causa. En la misma línea, el mundo está adoptando diversas estrategias para poner fin a la enfermedad con el objetivo que esta, acabe desapareciendo en el 2030. No obstante, para ello se necesitará, además de inversión económica e investigación, compromiso. Y es que, en definitiva, este día lo que pretende es sensibilizar sobre la importancia de la infección por VIH, de sus consecuencias y de la necesidad de incrementar las medidas para frenarla. Es una oportunidad para pedir a las instituciones, organizaciones, empresas y a la ciudadanía su implicación en las medidas de prevención y control, así como, en garantizar el acceso al tratamiento y la no discriminación a las personas que viven con el virus.

 

Mujer21