Buscas trabajo, encuéntralo!

La búsqueda de empleo es una tarea ardua. Es ir dejando semillas y esperar a que en algún momento germinen, pero para ello hay que regar nuestra siembra. Siguiendo las pautas que a continuación os indicamos, harán más fácil encontrar un nuevo empleo.

Es importante tener un currículo actualizado y específico dependiendo del puesto y departamento al que optemos. Corregir cualquier error que pudiera tener y dotarlo de una foto actual y profesional. También debemos adjuntar las referencias de trabajos pasados, es fundamental tener en cuenta como concluyeron estas relaciones laborales y sólo hacer mención de aquellas en las que finalizamos el contrato de manera satisfactoria, ya que nuestro nuevo empleador podrá hacer uso de estas reseñas.

Los portales de empleo se llenan a diario de nuevas ofertas, se selectiva, inscríbete en las ofertas que te interesen y para las que des el perfil, no te apuntes a todo ni en todas las web sites, rellena correctamente tu perfil, y adjunta una carta de presentación. También te puedes apuntar en bolsas de empleo. Es una opción interesante y no te llevará mucho tiempo.

Pero no todo es registrarse y mandar cv, anticípate, acude a tus conocidos y véndete bien, en las redes sociales también hay ofertas pero recuerda que es un escaparate de tu vida, se cauta a la hora de publicar fotos, vídeos o comentarios, tu futuro jefe puede estar mirando tu perfil.

Una vez conseguida la entrevista, cuida tu imagen, vístete acorde al puesto que optas, arréglate el pelo y por supuesto vigila tu higiene personal. La primera impresión cuenta muchos puntos. Se agradable y muestra tus fortalezas, desmarcándote de tus competidores. No siempre se contrata al más cualificado, sino al que mejor sabe venderse. Ve preparada, infórmate de la empresa a la que vas, equipo directivo, actividades que realiza. Darás una buena impresión a la persona que te entreviste. Sigue formándote, es importante no oxidarse, y al estar desempleada es común. Además, el constante aprendizaje hará que destaques entre los otros entrevistados.

Si finalmente sales elegida, ya está en tu mano mantener el puesto, pero si no te convence no pasa nada. Únicamente vete de buenos modos, avisa con tiempo, y trabaja con devoción hasta el último día, despídete adecuadamente de tus compañeros y jefes, pues la vida da muchas vueltas y quizá en un futuro necesites volver o pedir referencias para futuros empleos.