¿Qué debemos contarle a nuestra pareja?

Sentir que podemos contarle cualquier cosa a nuestra pareja es placentero, y afirma nuestra relación. Lo importante es que siempre que tengamos la necesidad de contarlo sepamos de donde nace esa necesidad, siempre que sea desde el corazón adelante, pero hay detalles de nuestras vidas que es preferible guardarlos en nuestra intimidad personal.

Hay verdades que duelen, es entonces cuando debemos pararnos a pensar si lo que vamos a decir va a servir para algo, si lo que queremos es soltar la bomba para desahogarnos o realmente queremos conectar con nuestra pareja .

pareja hablando2

Ser sincero es fundamental, pero como dice Marian Frías, psicóloga y sexóloga “ser sincericida no lo es”. Contar las cosas por contarlas sin mirar las consecuencias ni el daño que le podemos hacer a la otra persona, no es positivo. Hay que tomar conciencia de lo que queremos transmitir. Como le va a afectar a nuestro cónyuge, y si lo que vamos a decir va a ser devastador tanto para la relación como para uno mismo. Esto lleva un trabajo personal, que hay que cuidar a diario.

También hay que tener en cuenta la diferencia entre fantasía y realidad. Que nuestra pareja o nosotras tengamos una fantasía no implica que la queramos llevar a cabo. Hay que entender las fantasías como una llama que aviva nuestra relación y no como una amenaza. Si bien es cierto, debemos ser consecuentes, y empezar de menos a más, no podemos pretender que si nunca hemos compartido nuestras curiosidades sexuales de repente querer explorarlo todo como un libro abierto, en esta ocasión menos es más, y es preferible ir dando información poco a poco o nuestra pareja se puede escandalizar.

pareja discutiendo

La monotonía es un factor importante que puede estar presente en cualquier aspecto de nuestra vida, ya sea trabajo, amigos o las relaciones sentimentales. Como sabemos en los inicios de una relación la “chispa» está más presente, pero no es más que alicientes que nos ponemos nosotras mismas. ¿O no es cierto que en las primeras citas nos pasamos dándole vueltas al encuentro horas antes de que ocurra? Desde dónde iremos, a qué llevaré puesto. Esto no hace más que caldear el ambiente, y lo que hay que intentar es mantener esos pensamientos en cualquier punto de la relación.

Comunícate, expresa tus inquietudes y empatiza con tu pareja. Una comunicación activa se traduce en una relación sana.

Mujer21