El Monte Cervino celebra los 150 años de su conquista

Thomas Burmeister (dpa)
ZERMATT (dpa) – Ninguna montaña ha estado este año en el centro de una celebración tan grande como el Cervino (Matterhorn en alemán), cuando se cumplen 150 años de la conquista de su cima. Probablemente esto también se debe a que la montaña más bonita de los Alpes se negó durante mucho tiempo a ser doblegada.

Según cuentan los campesinos en el valle de Matter, el monte, con su muy llamativa forma de diente, ordenaba una y otra vez a sus espíritus que lanzaran rocas hacia abajo para impedir que nadie escalara la cima. Sin embargo, hace 150 años, la majestuosa montaña fue conquistada por una cordada encabezada por el británico Edward Whymper.

El monte Cervino tiene una altura de 4.478 metros, y de más de otras dos docenas de montañas de más de 4.000 metros de alto.
El monte Cervino tiene una altura de 4.478 metros, y de más de otras dos docenas de montañas de más de 4.000 metros de alto.

Para festejar la efeméride, un sinnúmero de amantes de las montañas están siguiendo las huellas de los primeros alpinistas que conquistaron la cima del Cervino. Sin embargo, no todos ellos lo hacen con un duro y peligroso ascenso hasta la cúspide, sino con los ojos: Desde el monte Gornergrat, situado enfrente, se tiene la vista panorámica más bonita del monte Cervino, con una altura de 4.478 metros, y de más de otras dos docenas de montañas de más de 4.000 metros de alto. En elmirador del Gornergrat, situado a una altura de 3.089 metros, se oyen gritos de admiración como «¡ah!», ¡oh!» o «¡wow!» cada vez que otro tren llega a la estación ubicada en lo alto de la montaña. Admiración expresada en varios idiomas por un panorama compuesto por picos cubiertos de nieve, enormes glaciares, lagos de montaña azules y valles verdes. Y desde luego por el monte Cervino, que descuella grandiosamente por encima de todo.

Cada 24 minutos, el tren de cremallera, lleva a los pasajeros a este mundo de ensueño. También se puede ver muy bien la famosa cabaña Hörnli, a una altura de 3.260 metros, donde generaciones de alpinistas pernoctaban antes de escalar el Cervino. Después de una amplia renovación, en la cabaña ya no hay dormitorios colectivos sino habitaciones individuales.

Ninguna de las rutas que llevan al Cervino son fáciles, por eso los guías de montaña fijan el precio para subir a la cumbre sobre los 1500 euros.
Ninguna de las rutas que llevan al Cervino son fáciles, por eso los guías de montaña fijan el precio para subir a la cumbre sobre los 1500 euros.

Como parte de los festejos por el aniversario, el tren de cremallera de Gornergrat llevará de principios de julio a finales de agosto a turistas al «teatro al aire libre más alto de Europa«. Junto a la estación de Riffelberg, situada a una altura de 2.582 metros, se representará en una pradera la obra teatral «The Matterhorn Story«, con el Cervino como protagonista silencioso al fondo.

Los espectadores podrán revivir el dramatismo del primer ascenso. Dos cordadas compitieron entre ellas para ser la primera en conquistar el Cervino y, con ello, entrar en la historia. Cuando Whymper llega a la cima, el 14 de julio de 1865, la competición queda decidida. El Cervino fue la última montaña de más de 4.000 metros, cuya conquista aún prometía fama y honor. Unos 80 años después de la conquista del Mont Blanc, con 4.810 metros, la montaña más alta de los Alpes, terminó la «edad de oro del alpinismo» y comenzó el lucrativo negocio del turismo alpino.

En Suiza Zermatt es uno de los lugares favoritos para las vacaciones.
En Suiza Zermatt es uno de los lugares favoritos para las vacaciones.

Cómo llegar: en tren vía Zúrich o Basilea y transbordar en Visp al ferrocarril Cervino-Gotardo. La localidad de Zermatt está cerrada al tráfico privado. Los automóviles tienen que estacionar en la población de Täsch, situada a una distancia de cinco kilómetros. Desde ahí se puede viajar a Zermatt en tren o taxi.

Escalada: unos 3.000 alpinistas intentan todos los años escalar el monte Cervino. Una y otra vez ocurren accidentes mortales. La ruta más popular y al mismo tiempo técnicamente más exigente es la Hörnligrat. Los guías cobran por el ascenso unos 1.500 euros (unos 1.690 dólares).

Informaciones: Zermatt Tourismus, Bahnhofplatz 5, CH-3920 Zermatt (Tel. 0041 27/966 81 00).

Thomas Burmeister (dpa)